Webs detenidas o retrasadas por causa o decisión del cliente

Webs detenidas o retrasadas por causa o decisión del cliente

Los clientes tienen todo el derecho de detener o retrasar durante un tiempo prolongado el desarrollo de una web a su criterio: Por ejemplo, por una causa de fuerza mayor, por no disponer de todo material necesario o por falta de tiempo para revisar nuestro trabajo.

Por nuestra parte, nosotros calculamos los presupuestos y planificamos nuestro trabajo en base a un tiempo de ejecución de acuerdo con lo indicado por el cliente.

Los parones prolongados por causa del cliente suponen un perjuicio para nosotros, y un problema importante de organización cuando hay que retomarlo.

En todo caso, y dado que esta parada (y el retraso en la entrega consecuente) no es responsabilidad nuestra ni por causa nuestra, el cliente debe tener en cuenta que:

  1. El cliente debe respetar la forma y plazos de pago que constan en el presupuesto que ha aprobado. Los retrasos en la entrega de la web a causa del cliente no suponen ningún cambio en ello.
  2. Una vez se reemprende el trabajo, se continuará en el punto donde se ha dejado. Si el cliente quiere hacer cambios sobre diseño, configuraciones, contenidos, textos o imágenes ya publicadas se cobrará aparte.
  3. Las webs necesitan mantenimiento de software regular, y pasado un cierto tiempo el software de la web habrá quedado obsoleto: el cliente debe abonar el coste de mantenimiento de la web antes de retomar el trabajo, dado que la obsolescencia del software ha rebasado el plazo de entrega a causa de del parón causado por el cliente.
  4. Cuando pida que retomemos la web, el cliente debe entender que tenemos nuestra planificación: Reemprenderemos el trabajo lo antes posible, pero es posible que necesitemos un plazo para reorganizarnos antes de ello.
Call Now Button