Por qué tu web no es como esas webs que tanto te gustan

Vas a crear o renovar tu web y te compras una plantilla que te encanta, o le enseñas a tu webmaster una web chulísima que quieres que tome como referencia… y al final ves con decepción que la tuya se parece poco y es más chunga.

 

¿Qué ha pasado?

 

Damos por hecho que el webmaster que crea tu web es bueno técnicamente, está a día en cuanto a tendencias y tiene buen gusto estético (lo cual, dicho sea de paso, es menos habitual de lo que parece en el sector del diseño web).

Por qué tu web no es como esas webs que tanto te gustan

Por nuestra experiencia, las webs que no son lo que el cliente espera suelen tener estos problemas:

 

01. Imágenes

 

Las demos de las plantillas para web y esas webs que te encantan tienen truco, y no es sólo el diseño de la web: Han utilizado imágenes muy buenas, de pago (compradas o hechas por un fotógrafo profesional) y muy seleccionadas, que además han retocado. Han aplicado filtros, les han aumentado el contraste, les han rebajado el color… las han vuelto todavía más “cool” y “trendy” de lo que eran.

 

Si tus fotos son descargadas gratuitamente de internet, hechas por tu cuenta o por el que “sabe mucho de fotografía” de tu entorno, y colgadas tal cual en la web, tu web tendrá ese aspecto amateur, chillón e incoherente de muchas webs. Y desde luego no se parecerá a esas webs que tanto te gustan.

¿Quieres una buena web que esté a la altura de las te gustan?
Invierte en imágenes y en retoque digital.

02. Atrévete hasta el final

 

A muchos clientes les gustan las webs más actuales y de tendencia que han hecho otros, y las enseñan a sus webmaster como modelo.

 

En la mayoría de los casos, a medida que reproduces este tipo de web para el cliente, éste se va asustando: Lo que le ha encantado en otras webs no se atreve a hacerlo para la suya. Empiezan a pedir cambios, y finalmente la web no se parece a la web que tenían inicialmente como modelo.

No importa tu sector, la oferta en Internet es tan inmensamente amplia que tu mejor opción es ser atrevido. ¡Hazlo!

03. La web Frankenstein

 

Algunos clientes pretenden crear la web perfecta a base de meter en la suya todo lo que les gusta de otras webs. Esa web no sólo no es perfecta, sino que suele ser estéticamente fea y acaba mal para todos.

 

Es conveniente que optes por una sola línea gráfica, y que luego permitas a tu webmaster ser coherente con ella.

04. El cliente-diseñador

 

Uno de los clientes más temidos por los diseñadores web (y por los diseñadores en general) es el cliente-diseñador, que te va indicando hasta el detalle lo que quiere que hagas. En realidad, las aportaciones de los clientes suelen mejorar el resultado, pero si no te dejas aconsejar y le vas diciendo con exactitud a tu webmaster lo que debe hacer y rechazando lo que él aporta, lo más probable es que tu webmaster acabe haciendo sólo lo que le pides, sin aportar nada.
En tal caso, asume el resultado.

Call Now Button