Las webs ya no son zombis

Antes, cuando hacías una web, podías dejarla vegetando olvidada durante años. La web iba envejeciendo, quedándose anticuada y obsoleta, pero quedaba allí como un zombi.

Actualmente la web zombi ya no existe, ni volverá: Las webs requieren actualización y mantenimiento.

  • En primer lugar, es muy conveniente renovar periódicamente el diseño de la web y sus prestaciones, esencialmente porque tu web ya es el centro del universo de la comunicación de tu actividad y la primera impresión que van a recibir tus clientes. Una web envejecida y sin renovar durante años es la peor de la entradas para tu negocio.
  • En segundo lugar, es indispensable hacer un mantenimiento regular del software porque tanto los servidores, como Google, como  los desarrolladores de software exigen que la web se actualice: de lo contrario, la web acaba cayendo.

Al terminar una web siempre ofrecemos su mantenimiento a nuestros clientes, y algunos clientes se sorprenden de tener que hacer un mantenimiento de la web ya cuando se ha terminado. Pero de hecho, y aunque no sería lo habitual, una web podría caer desde el mismo día siguiente en que la entregamos, y las webs no tienen “garantía” en este sentido: el webmaster no puede prever cuándo el software, Google o un servidor puedan hacer algún cambio que inutilice la web.

No digamos ya si se trata de una ataque informático, cuya prevención es precisamente el motivo de la mayoría de actualizaciones.

 

Renovar periódicamente el diseño de la web

Es necesario que los propietarios de webs (es decir, todo el mundo que tiene alguna actividad), empiecen a ver las renovaciones y el mantenimiento de la web como una parte indispensable de su inversión en la comunicación de su negocio.