Los extras en las web

Con los años de experiencia, hemos visto lo siguiente bastantes veces:

  1. Presupuestas un trabajo y te lo encargan.
  2. En el desarrollo del trabajo, al cliente se le ocurren nuevas ideas, contenidos o prestaciones, y te pide que las hagas.
  3. Avisas al cliente de que no está incluido en el presupuesto y te dicen que ningún problema, que cobres el extra al terminar.
  4. Al acabar la web y pasarles la factura de los extras ya no se acuerdan de que eran extras o le parece demasido caro, y se ofenden si no los das por incluidos y te los tienen que pagar.

…y todos molestos y, muchas veces, un cliente perdido.

Para tranquilidad de todos, es indispensable trabajar limpio: Se hace lo presupuestado y se habla de los extras al terminarlo.